¿Qué son las arañas vasculares?
¿Alguna vez has notado arañas vasculares en tus piernas o pies? Entonces no estás solo. Las arañas vasculares son pequeñas venas que se encuentran directamente bajo de la superficie de la piel y aparecen de color azulado o rojizo. Por lo general, se desarrollan en las piernas y ocurren cuando las válvulas venosas tienen una falla.
Esto significa que la sangre no puede fluir hacia el corazón de manera normal. Contrariamente a la opinión popular, las arañas vasculares no solo afectan a las personas mayores: están ampliamente distribuidas entre todos los grupos de edad, apareciendo con mayor frecuencia en mujeres que en hombres.

La insuficiencia venosa crónica suele ser la causa subyacente de las venas varicosas, las venas reticulares y las arañas vasculares. En este caso, las válvulas en las venas están dañadas o debilitadas, lo que inhibe la circulación sanguínea hacia el corazón y permite que la sangre se acumule en la parte afectada del cuerpo.
Síntomas y causas de las arañas vasculares
Las arañas vasculares son similares a las várices, ya que ambas están conectadas a la insuficiencia venosa crónica.

Como resultado, una causa común de las arañas vasculares es cuando las válvulas en las venas están dañadas o debilitadas, lo que inhibe la circulación sanguínea hacia el corazón y permite que la sangre se acumule en las piernas.
Este aumento de la presión debilita aún más las paredes de las venas y hace que se abulten, lo que provoca arañas vasculares en los pies, las piernas o en cualquier otra parte del cuerpo. Sin embargo, existen otros factores de riesgo potenciales además de la insuficiencia venosa, como los cambios hormonales.
A pesar de las similitudes entre las dos afecciones venosas, las arañas vasculares tienen síntomas distintos de las varices:

  • líneas visiblemente pequeñas y delgadas en la superficie de la piel
  • color rojo, azul o morado
  • usualmente plano, o muy ligeramente elevado
  • puede causar algunas molestias, pero rara vez causa dolor significativo
  • Riesgos y opciones de tratamiento para las arañas vasculares
    Primero, la buena noticia: ¡las arañas vasculares a menudo son sólo un problema cosmético! Son muy comunes y en su mayoría inofensivas. La vida sana es un factor importante para evitar que se formen más venas rojo-azuladas.
    Vale la pena señalar que existen factores genéticos u hormonales que conducen a la formación de arañas vasculares, por lo que un estilo de vida saludable no garantiza necesariamente una existencia libre de arañas vasculares. No obstante, es recomendable perder peso, hacer más ejercicio, beber menos y evitar la nicotina para reducir el riesgo de insuficiencia venosa.
    Si quieres deshacerte de las arañas vasculares para siempre, existe la opción de eliminarlas con láser o extirparlas quirúrgicamente. Sin embargo, no hay garantía de que nuevas arañas vasculares vuelvan a aparecer en unos años. Por lo tanto, el uso de medias de compresión especialmente diseñadas ha demostrado ser muy valioso para aliviar el sistema venoso de manera sostenible. Nuestra gama de medias de compresión JOBST® son ideales para este propósito, fomentando la circulación sanguínea saludable en todas las extremidades, lo que resulta en un alivio duradero.