ESSITY obtiene contrato con la NASA.
CHARLOTTE, N.C., July 10, 2018 – ESSITY anunció que ha ganado un contrato con la NASA para diseñar la nueva generación de prendas de intolerancia ortostática (OIG, Orthostatic Intolerance Garment) para uso potencial en las futuras misiones Orion al espacio exterior. La intolerancia ortostática post vuelos espaciales, es la dificultad para permanecer de pie sin experimentar un aumento del ritmo cardiaco, baja presión arterial y sensación de mareo, después de volver a la tierra.
Inicialmente ESSITY colaboró con la NASA en su Cardiovascular and Vision Laboratory en el Johnson Space Center para desarrollar y probar una prenda JOBST® de compresión gradiente (GCG) especial de tres piezas, capaz de proteger a los astronautas de la intolerancia ortostática post vuelo espacial, después de dos semanas en una misión en transbordador espacial.ç

Más recientemente, prendas JOBST® han sido probadas con astronautas regresando de estadías de cuatro a seis meses en estaciones espaciales internacionales, como parte de la colaboración entre la NASA y estudios de campo hechos por Rusia, arrojando resultados preliminares muy prometedores. Como resultado, la NASA ha contratado a ESSITY para optimizar la ya existente prenda de compresión gradiente (GCG) de tres piezas y diseñar la nueva generación de prendas que dé protección contra la hipotensión (presión arterial anormalmente baja) y presíncope (visión borrosa y sensación de desmayo) ortostáticas post vuelo espacial.
La JOBST® OIG será diseñada a la medida para cada astronauta, para dar compresión graduada de los pies a la cintura.
La presión así generada ayudará a prevenir la acumulación de sangre en la parte baja de las extremidades, al retornar a las condiciones de gravedad normal (1 g-condition) después de un vuelo espacial. Los astronautas en la misión ORION se pondrán sus prendas JOBST® estando aún en el espacio y las usarán bajo el traje espacial OCSS hasta retornar a la tierra después de su misión en el espacio exterior.
La primera misión espacial ORION está programada para lanzamiento en 2023 y durante su transcurso, cuatro astronautas volarán durante una misión de 21 días más allá de la órbita terrestre.
“Estamos extremadamente honrados por haber obtenido este importante contrato con la NASA, para desarrollar la nueva generación de prendas de compresión OIG para astronautas de la misión ORION al espacio exterior” dijo Tyler Palmer, vicepresidente de ventas para Wound Care and Vascular EUA en ESSITY, “tenemos un excepcional equipo de ingenieros dedicados a desarrollar un OIG superiormente protector, diseñado para ser fácil de poner en el espacio y cómodo de llevar por un largo periodo de tiempo”.
“Nuestras prendas de compresión gradiente han demostrado que alivian la intolerancia ortostática post vuelos espaciales en estudios actuales” continuó Palmer, “la eficacia de las prendas de compresión de tres piezas JOBST®, fue demostrada, primero, con astronautas después de dos semanas en misiones en transbordador espacial y los resultados positivos se publicaron en Aviation, Space, and Environmental Medicine”.
La colaboración de la NASA y JOBST®, y el desarrollo de prendas de compresión a la medida, también ayudará a la población en general a superar problemas similares a la intolerancia ortostática como POTS (síndrome de taquicardia ortostática postural, por sus siglas en inglés), una enfermedad que afecta al sistema nervioso autónomo. Las personas que sufren este síndrome experimentan un aumento en el ritmo cardiaco y la sensación de mareo al levantarse, que puede causar desvanecimientos, pérdida severa de estabilidad, fatiga o intolerancia al ejercicio.
Efectos de los viajes espaciales en el cuerpo humano Al entrar al ambiente ingrávido del espacio, la sangre del astronauta sube desde sus piernas a la parte superior de su cuerpo y a la cabeza, decreciendo el volumen de la sangre durante las primeras 24 horas del vuelo. Al reentrar a la gravedad terráquea y aterrizar, la sangre retorna a la parte baja del cuerpo y los mecanismos corporales para regresar la sangre al corazón no son tan eficaces como normalmente.

La recuperación de estos efectos del vuelo espacial puede tomar varios días o hasta semanas, dependiendo de la duración de la misión y de cada astronauta. La intolerancia ortostática puede persistir por varios días después de aterrizar.