¿Qué son exactamente las várices?
Las várices son vasos sanguíneos azulados, a menudo visibles en la parte posterior de la rodilla, o en la parte inferior de la pierna y el tobillo. Son bastante comunes y, a largo plazo, muchas personas las desarrollarán en algún momento.

Pero ¿qué son precisamente las várices? En pocas palabras, son venas expandidas, hinchadas y retorcidas en las que las válvulas venosas ya no funcionan correctamente. Al estar de pie o sentado, la sangre en estas venas alteradas patológicamente ya no se transporta lo suficientemente rápido al corazón. Esto da como resultado la llamada congestión vascular. Las várices generalmente no constituyen una afección médica grave. Para muchas personas, son simplemente una preocupación estética, mientras que, para otras, las várices causan dolor e incomodidad. Sin embargo, si esta enfermedad venosa progresa, puede causar problemas mucho más graves, como úlceras venosas en las piernas.
Signos y síntomas de las várices
Las várices pueden provocar síntomas como:
  • Piernas pesadas y cansadas
  • Dolor y/o piernas hinchadas
  • Calambres musculares en las piernas por la noche, particularmente en los músculos de la pantorrilla
  • Piel seca y con picazón en el área afectada que, a veces, puede decolorarse
  • Las várices también pueden dificultar la cicatrización de heridas, debido a que el tejido no recibe suficiente sangre
  • Si experimenta alguno de estos síntomas y un profesional médico recomienda el tratamiento, hay distintas opciones disponibles. La compresión, por ejemplo, es un método efectivo para aliviar los síntomas: En JOBST®, tenemos una gama de medias de compresión médicas especialmente diseñadas para contrarrestar las várices y otros síntomas venosos. Además, hacer ejercicio regularmente y elevar las piernas al sentarse o acostarse es muy beneficioso. Si todavía estás incómodo o tienes alguna inquietud, consulta a tu médico; él puede ayudarte más. Pero ¿cómo se forman las venas varicosas y cuál es la causa?
    La causa de las várices
    Las várices generalmente son causadas por paredes y válvulas de venas débiles. Las venas contienen válvulas unidireccionales muy pequeñas que se abren para dejar pasar la sangre y luego se cierran para evitar que fluya hacia atrás. A veces, las paredes de las venas se estiran y pierden su elasticidad, lo que hace que estas válvulas se debiliten. Si las válvulas no funcionan correctamente, esto puede hacer que la sangre gotee y fluya hacia atrás.
    Si esto sucede, la sangre se acumula en las venas, las cuales se vuelven visiblemente inflamadas y azules. Las razones por las cuales las paredes de las venas se estiran y las válvulas en las venas se debilitan no se comprenden completamente. Nota: la descripción anterior describe las várices primarias, pero también hay un tipo secundario. Esto ocurre cuando un coágulo bloquea el vaso sanguíneo para alterar el flujo sanguíneo, como en el caso de la trombosis venosa profunda.
    Factores de riesgo de venas varicosas Los siguientes factores pueden influir en su probabilidad de desarrollar venas varicosas:
  • Historia familiar
  • Historial médico personal de coágulos sanguíneos
  • Obesidad
  • Género (las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar la afección que los hombres)
  • Edad avanzada
  • Largos periodos de pie o sentado
  • Cambios hormonales, por ejemplo: embarazo, medicamentos anticonceptivos o terapia de reemplazo hormonal